LOS “TONOS DEL NIÑO” EN CUENCA 

Mgst. Carlos Freire Soria

La celebración de la Navidad en el mundo andino es una muestra fehaciente del sincretismo cultural entre la cosmovisión de nuestros pueblos originarios y la civilización europea. A pesar de que el término Navidad, en sus inicios, hacía referencia al nacimiento del sol el 21 de diciembre (Solsticio de Verano en el hemisferio sur), según el calendario occidental; la connotación festiva en ambas culturas presentaba connotaciones radicalmente diferente. En Europa se vinculó con el nacimiento de Cristo, mientras que en los Andes tenía vinculación con la época de siembras, con la Pacha Mama y el Taita Inti. En ambas celebraciones la música jugaba un papel destacado. En el caso europeo, a partir de 1223, SanFrancisco de Asís instaura la costumbre de elaborar pesebres y, seguramente, decantar villancicos que, a pesar de su origen profano, iban a destacar personajes y elementos del nacimiento del Mesías (González; 1981: 35). En los Andes, en cambio, se celebraba el Capac Inti Raimi“. . . mes de la festividad del señor sol… Que en este mes hacían grandes sacrificios al sol, mucho oro y mucha plata y baxillas Que entierran quinientos niños inocentes y niñas; lo entierra parado vivo con sus baxillas de oro y de plata y mucho mollo [concha] y ganados. Y después del sacrificio hacían grandes fiestas; comían y bebían a la costa del sol y danzaban taquies [danza ceremonial] y grandemente de beber en la plaza pública del Cuzco y en todo el reyno” (Idrovo; 1989: 24). 

Con la llegada de los europeos a nuestro territorio se impone la celebración de la navidad cristiana, con toda su parafernalia y las sanciones correspondientes a quienes no la cumplían. Prueba de aquello consta en el acta de Cabildo de Quito del13 de Enero de 1539. Entonces “los señores del Cabildo dijeron que porque Alonso de Vargas, vecino de esta villa (de Quito) no ha estado en ella la Pascua de Navidad ni la de los Reyes y ha incurrido en pena de veinte pesos, por cada Pascua diez, que le dan por condenado en ellos.”(Vargas; 1960: 310) 

Poco a poco, la costumbre de celebrar en diciembre el nacimiento del “Niño Jesús” se fue arraigando en nuestro medio, adaptando su naturaleza religiosa a la realidad cultural del ser andino, generando manifestaciones festivas que hoy enriquecen su acervo. 

Así, en el caso de Cuenca de los Andes, ciudad tradicionalmente religiosa, la tradición de realizar procesiones en homenaje al Niño Jesús en el mes de diciembre, constituye uno de los ejes fundamentales de su cultura popular. Y, obviamente, las canciones relacionadas con esta devoción son parte fundamental de su dinámica.

Los villancicos tradicionales, o mejor dicho los “Tonos del Niño”, reflejan el sentir del pueblo azuayo y son una muestra fehaciente del mestizaje musical andino. Por una parte, tenemos las melodías indígenas de nuestros taquis, harauis y ricchacics,los compases de amalgama (emiola) de las contradanzas vernáculas y, por otra, la temática occidental del cristianismo y la estructura tonal europea. Y, de acuerdo ala estructura formal en que se desarrollan, como producto del sincretismo musical, encontramos gran variedad de ritmos: sanjuanito (compás de 2/4), albazo (6/8),fox incaico (2/2) o pasillo (3/4).

Muchos de los villancicos que, hasta la actualidad, se interpretan en nuestro medio son antiguos y de autor anónimo, como Dulce Jesús mío, o En noche tan fría. Otros, de autores foráneos, como Claveles y Rosas, Ya viene el Niñito o En brazos de unaDoncella, del lojano Salvador Bustamante Celi, y los “Tonos del Niño” cuencanos, tan enraizados vitalmente en la morlaquía, creados por compositores nuestros, de diversas épocas y tendencias musicales; con la motivación común de rendir pleitesía al Niño Dios, y de reflejar en sus letras el amor a la tierra y sus tradiciones. Recordemos a algunos de estos gestores de la inimitable atmósfera sonora de la navidad en Cuenca: José Banegas (1778– S. XIX), Julián Nivicela (S.XIX), José Nicolás Rodríguez (1822 – 1860):Hola Huiracocha, En noche tan fría, En el Portal de Belén; Carlos Ortiz Cobos (1909 -1982):Gorjeos de diciembre, Sólo en ti hay amor; Aurelio Alvarado (1896– S. XX):Villancico Morlaco, Villancico Nro. 4; Rafael Carpio Abad (1905– 2004):Villancico Morlaco; Arturo Vanegas (1919– 2009):Navidad, Campanas de Navidad ; Enrique Sánchez Orellana (1924– 1997):Cancioncilla de Navidad, Villancico; Leopoldo Yanzahuano (1926– 2009):Navidad de Amor, El Pase del Niño; Rubén Mosquera (1942 – ):Duérmase mi Niño, Niño de Belén; Jannet Alvarado (1963 – ):Tono del Niño, El disfraz.

Afortunadamente, y pese a la contundente influencia de la globalización en el ámbito de la música tradicional azuaya, los “Tonos de Niño” siguen cantándose y despertando en los corazones de propios y extraños los mismos sentimientos que hicieron que el poeta Ricardo Darquea Granda escribiera, en 1951: “En su pesebre de Cuenca, más lindo que el de Belén, el Niño Dios ha nacido, por su gloria y nuestro bien”. 

Autor: Mgst. Carlos Freire Soria

BIBLIOGRAFÍA

IDROVO URIGUEN, Jaime. 1987. Instrumentos Musicales Prehispánicos del Ecuador. Cuenca: Banco Central del Ecuador.

GONZÁLEZ, Susana.El Pase del Niño.1981. Cuenca: Universidad de Cuenca.

VARGAS, José María Fray. El Arte Ecuatoriano.1960. Puebla, México: EditorialJ.M. Cajica Jr. S.A.

La Cultura en Cuenca en total abandono

Los músicos cuencanos no solo se quedaron sin trabajo por esta pandemia también fueron los mas afectados al tratar de reiniciar su actividad laborar para subsistir con la música, muchos de ellos se contagiaron con este virus COVD-19 y cada uno han experimentado diferentes reacciones, tristemente muchos de ellos han fallecido después de una lucha incesante por la vida, otros con gran suerte han logrado sobrevivir, pero siempre ha sido a costa de su propio tratamiento ya que sin seguro medico hay que acudir a las clínicas privadas y estos centros medicos que estaban capacitados para manejar esta enfermedad del COVID impusieron precios muy altos para cubrir sus gastos y su riesgo salud.

Es asi que este músico joven Gustavo Francisco Pazmiño se vio afectado en su trabajo de hacer música en grupo y por una carga viral muy alta terminó en una de las salas de cuidados intensivos de estas clínicas particulares, hacemos una invitación a unirse y apoyar estos eventos que van a aliviar en algo los altísimos gastos medicos para sobrevivir por esta enfermedad, iniciativa que nace de sus propios amigos y colegas de la música. El gobierno debería asumir estos gastos de seguros medicos para mantener la salud de la población especialmente porque estamos atravesando una pandemia que esta acabando con grandes personajes de la cultura en general.

Cuenca una ciudad musical

Orquestas, Bandas, solistas, cantantes, etc. Todos son trabajadores y su trabajo es cantar, cantando se ganan el pan con más o menos sudor…

Aparte de el cantadito en la forma de comunicarse de los cuencanos podemos decir que Cuenca tiene un gran don para el arte en general pero específicamente para la música creemos que la gente, los jovenes, los adultos, los niños tienen un talento escondido que cuando sale a flote se muestra como una gran obra de arte por ello queremos felicitar a todos los músicos talentosos de Cuenca que van por allí sin apoyo, sin rumbo, sin ayuda mas que la de sus propios bolsillos divirtiendo y cantando para toda la comunidad.

Estudios de Grabación en Cuenca…

La tecnología ha llevado al cambio en la grabación musical en todo el mundo y en nuestra ciudad y en nuestro país también hemos visto llegar maravillosos equipos que poco a poco van tomando la vida musicales los estudios de grabación algunos mas que otros pero siempre tratando de estar al día en programas y equipos de computación y programación para dar mejor servicio a las exigencias musicales de cualquier músico.